El apoyo desde las fábricas en carrera, clave para los equipos de la Fórmula E.

La pandemia del coronavirus obligó a los equipos a tener menos recursos presentes en Berlín y a servirse de trabajo remoto desde las sedes de los equipos. Audi y Mahindra explican cómo funciona.

La ABB FIA Fórmula E llevó adelante un gran esfuerzo en agosto pasado para poder disputar seis carreras en nueve días en el antiguo aeropuerto de Tempelhof, en la capital alemana, y poder terminar así su temporada 2019/20 a pesar del COVID-19.
Reducir la cantidad de personal presente en el circuito fue una de las claves y los equipos se vieron limitados a contar únicamente con 19 personas más sus dos pilotos, lo que obligó a innovar sobre cómo hacer para tener un apoyo extra.

Así fue que muchos de los equipos priorizaron tener más mecánicos presentes debido a la seguidilla de carreras y reducir la cantidad de ingenieros, que en muchos casos se quedaron en las fábricas para aportar su conocimiento desde allí con un intercambio de información.


“Tuvimos mucho que pensar y planear. Tenemos un control de misión en la fábrica, así que tenemos un enlace en vivo allí”, explicó Allan McNish, jefe del equipo Audi Sport ABT Schaeffler.

En el caso del fabricante alemán, también aprovechó su espacio en la fábrica para recibir invitados y tener su apoyo a distancia durante el evento.

“Hacemos dos cosas allí: nos dan apoyo en la carrera, en las operaciones, pero también tienen un VIP virtual con miembros de la junta directiva, invitados, empleados de Audi que están allí viendo la carrera. Por lo que estamos haciendo nuestras actividades de prensa y marketing en un lugar remoto también”, explicó McNish.


Por su parte Toni Cuquerella, uno de los máximos responsables del equipo Mahindra Racing, comentó: “Ha sido un duro y ha sido un reto importante, pero creo que hemos demostrado que se puede hacer, que hay gente que marketing, prensa que no vino pero también ingenieros se quedaron en casa y hemos creado una conexión más fuerte ahora entre lo que es la ayuda desde la fábrica a lo que hacemos aquí”.

“Antes había una conexión pero ahora ese tipo de pase de información de un lado al otro se ha hecho más grande, más importante y cada vez estamos aprendiendo a trabajar más en ese modo, en tener menos gente aquí y más allí”.

El español agrega que este tipo de experiencia puede ser muy útil a futuro ante la posibilidad de tener que contar nuevamente con personal reducido en 2021.
“Quizás el año que viene tenemos que reducir el número de personal en pista también, pues ya hemos hecho un poco de calentamiento”, finalizó.